Amar no es delito

Este mes de junio ha sido muy especial, el mes del Orgullo Gay, esa fiesta tan criticada que a muchas personas les parece tan injusta y claman no tener una para la gente heterosexual. Pues bien, esto no es solo una fiesta, ni un desfile, ni una manifestación. Esto es una lucha. Una lucha por todas esas personas a las que violan sus derechos cada día. Porque amar es un derecho humano.

A día de hoy son más de 70 países en los que ser homosexual es un crimen, en los que amar es un delito. Sin embargo, en muchos de ellos no se queda solo en esto, sino que en 8 países supone la pena de muerte y en otros lugares pueden ser condenados a cadena perpetua o a diferentes penas de prisión.

Solo por este motivo ya me parece razón suficiente para dedicar un día a todas estas personas que no pueden ser quienes verdaderamente son porque les supondría prisión o incluso la muerte, algo inhumano. Sin embargo, en muchos otros países, por no decir en todos, hay gente que se toma las injusticias por su mano. Personas del colectivo LGBTIQ+ son cada día asesinadas, golpeadas, discriminadas, insultadas, amenazadas, humilladas… y muchas acaban con este sin vivir con el suicidio.

Es inadmisible que alguien tenga que sufrir por amar y por este motivo no podemos quedarnos callados; tenemos que seguir luchando. Luchando por la igualdad, por el respeto y por nuestra libertad. Sin miedo y con orgullo.

Sé quien eres y di lo que sientes, porque aquellos a quienes les importa no importan y los que sí importan no les importa

Jane Austen

Esta pequeña entrada va dedicada a todas las personas que luchan cada día mostrándose tal y como son. A todas las personas que dejaron el miedo atrás y se hicieron fuertes. Pero también va dedicado a todas esas otras que todavía están en su lucha interna, aquella que no es nada fácil y que cuando conseguimos vencerla y aceptarnos tal y como somos nos encontramos con una guerra: la sociedad. Una sociedad cruel, con odio y sin empatía. Sin embargo, esta lucha tiene una ventaja y es que cuántos más seamos y más unidos estemos, más posibilidades tenemos de ganar. Recuerda, no es una fase, no es una etapa, no se pasa, no estás confundido, simplemente eres tú y no estás solo.

Por esta razón esta lucha no habrá acabado hasta que nadie se sienta observado con su pareja, a nadie le de vergüenza cogerse de la mano, a nadie le dé miedo besarse en público, nadie tenga que salir del armario, nadie tenga que dar ningún tipo de explicación, nadie sea cuestionado por quién ama, nadie sea juzgado por quién es por mucho que su cuerpo intente demostrar lo contrario. No acabará hasta que nos dejen de hacer comentarios como: “si fuera más normal, pero tiene demasiada pluma”, “es que parece un tío; es demasiado machorro”, “¿pero las lesbianas como teneis sexo? ¡Si no hay penetración!”, “¡cómo va a ser mujer si tiene pene!”, “si a mí no me importa que haya gays pero que mi hijo no me salga maricón”, “es antinatural”, “si yo los respeto pero que se vayan a su casa a liarse que a mi me da asco verlo”. El día que todo esto no exista y absolutamente nadie sufra por su condición sexual o género, ese día dejaremos de luchar.

Nadie tiene el derecho de juzgarte, porque tu amor no daña pero su odio sí. Sin miedo somos más fuertes. ¡Visibilízate!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close