Muchas personas pequeñas, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo.

La razón por la que he creado este blog es porque mi pasión es viajar y me gustaría que estas experiencias no se quedaran solo para mí, sino poder compartirlas y animaros a que vosotros descubráis las vuestras propias. Y además, que estas experiencias tengan un propósito y con ellas consigamos crear un mundo mejor.

Siempre he dicho que hay muchas formas diferentes de viajar; yo, por ejemplo, siempre viajo sola o, mejor dicho, empiezo mis viajes sola, porque os puedo asegurar que de esta forma nunca te falta compañía. Además, me gusta “quedarme a vivir” un tiempo en cada sitio, como mínimo un mes. El motivo por el que lo hago así es porque siento que vivo las experiencias más intensamente, me auto-obligo a relacionarme más, a sumergirme en la cultura, a madurar, a ponerme en otra piel, a desarrollar la empatía, a echar de menos a mis seres queridos… Y sí, a veces da miedo lanzarse a la aventura, pero es que lo que lo hace más bonito es eso mismo: las ganas superan al miedo.

En esta vida tengo algunos principios que considero muy importantes para que podáis entender cómo he vivido las experiencias de mis viajes:

Ante todo creo en la igualdad de las personas independientemente del sexo, género, raza, color de piel, orientación sexual, religión o ideales. Por supuesto feminista, totalmente a favor del movimiento LGTBI+ y considero que todavía queda mucho por lo que luchar en ambos ámbitos. No soy religiosa, pero respeto todas las ideologías siempre que estas mismas respeten y traten a todas las personas por igual, sin distinción de ningún tipo.

Soy animalista y lucho por los derechos de los animales, ya que ellos desafortunadamente no pueden. Por ello soy ovo-lacto vegetariana desde hace cuatro años, aunque mi intención es llegar a ser vegana (he tenido intentos fallidos hasta el momento). Nunca contribuiría en ninguna actividad que envuelva sufrimiento animal, por lo que pienso que queda claro que estoy a favor de la abolición de las corridas de toros y de tantas otras actividades (barbaridades) que todavía se llevan a cabo a día de hoy.

Soy consciente de la injusticia que hay en el mundo. Hay mucha gente que desafortunadamente vive en países en los que la vida es mucho más dura que en otros, y tenemos que apoyarlos en la lucha por los derechos humanos porque todo el mundo merece una vida digna. Y pienso que el pilar más importante para cambiar esto es la educación, eso que en muchos países no tienen. Sin embargo, muchas veces no hace falta irnos a otro país, sino mirar a nuestro alrededor y darnos cuenta de las dificultades e injusticias que tantísimas personas sufren a día de hoy.

Ningún gobierno tiene derecho de decir a sus ciudades cuándo o a quién amar. Los únicos queer son aquellos que no aman a nadie

Rita Mae Brown
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close