Me llamo Raquel López-Arza Ramiro y nací en Toledo, España. He vivido en esta ciudad hasta los 18 años cuando empecé la carrera de Estudios Ingleses, lo que antes era Filología Inglesa, en la Universidad de Castilla-La Mancha, campus de Ciudad Real. Allí pasé los primeros años hasta que en cuarto me fui con el programa Erasmus a Tromsø, Noruega durante un año.

Hasta ese momento mis mayores viajes habían sido un mes de formación de inglés en casas anfitrionas en Florida, EE. UU. e Irlanda, Europa, a parte de algunos viajes de turismo por Europa.

Al volver de Noruega me di cuenta de que quería seguir viviendo en el extranjero (de hecho me hubiera quedado allí), pero como tenía que acabar la carrera, ya que en Noruega estuve trabajando en Amnistía Internacional como captadora de socios y de camarera (y descuidé un poco mis estudios), decidí irme ese verano a trabajar a Leeds, Inglaterra.

He tenido la suerte de que mi universidad proporciona varios programas de intercambio y yo he aprovechado todas las oportunidades que me ha dado. Por eso, decidí volver a irme a estudiar el año siguiente a Málaga con el Programa SICUE, que es un intercambio de universidad dentro de España. Después de este año, hice mi primer voluntariado en Tanzania, África durante el verano.

Sin embargo, me quedaban aún algunas asignaturas pendientes y, como seguía teniendo claro que lo que quería era viajar, decidí pedir otro programa de mi universidad llamado Programas Propios, que te permitía estudiar fuera de Europa, y el destino que elegí fue Taiwán, Asia. Este viaje sería solo durante el segundo semestre porque me quedaban muy pocas asignaturas, así que el primero me fui a Brighton, Inglaterra a trabajar.

Al volver de Taiwan, ya solo me quedaba el Trabajo de Fin de Grado, porque no me dejaban hacerlo en el extranjero. Ese año tuve que quedarme 8 meses en Toledo por motivos personales y después volví a irme a Brighton, Inglaterra para trabajar. Siempre que he trabajado en Inglaterra ha sido de camarera o en una tienda de ropa, y estos han sido los ahorros para mis viajes.

Una vez que ya acabé la carrera (sí, ¡por fin!) fue cuando empecé a viajar libremente sin ningún tipo de compromiso. Así que nada más terminar me fui a Bali, Asia (supuestamente a vivir) pero acabé en Australia pasando antes por Tailandia, Asia. En realidad, acabé en Toledo otra vez, tras un intento fallido de vivir seis meses en la República Democrática del Congo.

Y es ahora, después de todos estos años, cuando me he dado cuenta de que no quiero ejercer de mi carrera y por eso me he formado con un curso de Cooperación Internacional a través de Cruz Roja y estoy realizando un Master de Educación Especial para así poder trabajar con personas con diversidad funcional en el extranjero. Además, hice un curso de Lengua de Signos Española.

Actualmente acabo de terminar el primer año de teoría del master y me dispongo a hacer las prácticas en Camboya en un centro de jóvenes con diversidad funcional.

Viajamos porque lo necesitamos, porque la distancia y la diferencia son el secreto tónico de la creatividad. Cuando llegamos a casa, el hogar sigue siendo el mismo. Pero algo en nuestra mente ha cambiado, y eso lo cambia todo.

Jonah Lehrer
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close